Estrés Tecnológico

O comúnmente conocido como tecnoestrés es una “enfermedad” que padecen algunas personas que habitualmente trabajan con el ordenador, navegan por Internet, usan el teléfono móvil y tienen al alcance de su vida cotidiana cientos de aparatos tecnológicos, sin los que, digamos, casi no pueden vivir.

Es uno de los problemas surgidos en la era digital y es padecido por personas que no sólo trabajan con el ordenador y usan variados aparatos tecnológicos, sino que sienten que dependen de ellos.

El término que fue creado en 1984 por el psicoterapeuta estadounidense Craig Brod, para denominar una enfermedad causada por la incapacidad al enfrentarse a las tecnologías de un modo psicológicamente saludable.

Dicho fenómeno supone un aumento normal en la activación fisiológica y psicológica de los individuos para realizar un determinado trabajo o una actividad de forma rápida y efectiva. Esto, en principio, no acarrea mayores trastornos. Pero si este aumento se presenta en forma reiterativa y aguda puede ocasionar enfermedades corporales como: hipertensión, gastritis, úlceras, entre otras; y mentales como ansiedad, problemas de concentración, pérdida de memoria, apatía, agresión, tristeza, nerviosismo, palpitaciones, falta de fuerzas, mareos, temblores, irritabilidad, trastornos del sueño insatisfacción o depresión.

Medidas Preventivas

Las medidas para disminuir o contrarrestar esta patología son diversas; algunas están en manos del usuario y otras en la asesoría profesional:

– Es aconsejable que por cada hora de trabajo frente al ordenador se tomen 10 minutos para descansar los ojos, la mente y tomar oxígeno.

– No tener varias tareas en marcha en el monitor. Emplear los teléfonos fijos y móviles con moderación.

– Escribir a mano cuando se pueda y no realizar otras actividades mientras se está frente al ordenador, como fumar, comer o hablar por teléfono… y reducir malos hábitos posturales.

– La solución no está en odiar a las máquinas. Tampoco pensar que llegará un momento en que nuestro conocimiento, sobre programas y sistemas será completo.

– Sólo se trata de saber desconectarse a tiempo. Después de todo es bueno saber que nosotros seguimos teniendo “el enchufe a mano”.